Ministerios Fe Y Esperanza, Inc., abraza las declaraciones siguientes con respecto a la verdad.

La Biblia es nuestra regla toda-suficiente para la fe y práctica. Esta Declaración de Verdades Fundamentales es destinada simplemente como una base de confraternidad entre la iglesia (es decir, que todos hablamos la misma cosa, 1ra Corintios 1:10; Hechos 2:42).

1

Santas Escrituras

Que las Escrituras Santas, ambos Viejo y Nuevo Testamento fueron escritos por santos varones inspirados por el Espíritu Santo y son palabra revelada de Dios al hombre. Son reglas y guías suficientes e infalibles a la salvación y toda alabanza Cristiana y servicio (2a Pedro 1:20-21; 2a Timoteo 3:15-17; y Tesalonisenses 2;13)

2

Lo Que Las Escrituras Enseñan

Las escrituras enseñan que hay un Dios único , verdadero y vivo que es auto existente, el eterno "YO SOY", el creador del cielo y la tierra y del redentor de la humanidad. El ha escogido revelarse como Padre, Hijo, y Espíritu Santo, el mismo en esencia, aunque distinct en la personalidad. (Deuteronomio 6:4, Isaias 43:10-11 Lucas 3:22).

3

La Creación

I. De el Mundo: Dios habló a la existencia el mundo y todas cosas que en el habitas, para Su propio placer, y para el placer de Sus criaturas. (Apocalipsis 4:11, I Timoteo 6:17).

II. De Hombre: Dios creó a Hombre a Su imagen según Génesis 1:26 como un trino que es consistiendo en espíritu, alma (que está hecho de la mente, voluntad y emociones), y el cuerpo.

III. Hombre Primitivo y Su Caída: Como consecuencia de su primera transgresión, el estado bajo que la posteridad de Adan entró en el mundo es tan diferente a la de Adan, en que ellos no tienen esa rectitud y pureza que Adan tuvo antes de la caída; ellos no estan dispuestos a obedecer a Dios pero son inclinados a hacer mal. Es por eso que ninguno por virtud de alguna bondad natural y merito de trabajo propio, puede llegar a ser hijo de Dios. (Genesis 1:26-31; 3:1-7; Ecclesiastes 7:29; Salmos 51:5; Juan 6:44; Romanos 5:12-21; I Corintios 2:14).

4

Jesucristo

Que Jesucristo, el Hijo de Dios y el hijo de Hombre, nació milagrosamente de la Virgen María (Mateo 1:23; Luke 1:31, 35). El vivió una vida inmaculada (Hebreos 7:26; 1 Pedro 2:22). Que El entró al mundo a salvar al hombre de la culpa y condenación del pecado (Juan 3:16), ofreciendo Su sangre como una expiación (1 Corintios 15:3; 2 Corintios 5:21) y haciendolo disponible a todos los que ejercitan fe en El. Su resurrección corporal de los muertos (Mateo 28:6; Lucas 24:39; 1 Corintios 15:4).

5

El Espíritu Santo

Las Escrituras atribuyen al Espíritu Santo los actos y los atributos de un ser inteligente. El guia, sabe, mueve, da información, órdena, prohíbe, emite, reprueba, como el segmento instrumental del Dios Cabeza en la dispersión liberal de regalos espirituales, y puede ser pecado en contra (Juan 16:13; 1 Corintios 2:11; Génesis 1:2; Hechos 10:19; 13:2; 16:6; 13:4; Juan 16:8; Marcos 3:29; Hechos 7:51; Efesios 4:30; 1 Corinthios12).

6

La Salvación del Hombre

La única esperanza para el hombre de redención es a través de la sangre derramada de Jesucristo el Hijo de Dios. La salvación se recibe a través del arrepentimiento hacia Dios y fe hacia el Señor Jesucristo. Por el lavado de regeneración y renovación del Espíritu Santo, siendo justificados por gracia mediante la fe, el hombre se convierte en un heredero de Dios según la esperanza de vida eterna. La evidencia interna de salvacion es testigo directo del Espíritu y la evidencia externa a todos los hombres de una vida de rectitud y verdadera santidad (Lucas 24:47; Juan 3:3, Romanos 10:13-15, Efesios 2:8; Tito 2:11; 3:5-7; Romanos 8:16, Efesios 4:24, Tito 2:12).

7

La Promesa del Padre

Todos los creyentes tienen derecho a, y deben ardientemente esperar y sinceramente buscar la promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu Santo y fuego, de acuerdo a el comando de nuestro Señor Jesucristo. Esta fue la experiencia normal de la iglesia Cristiana primitiva. Con esto viene la dotación de poder para la vida y servicio, y la entrega des dones y sus usos en la obra del ministerio (Lucas 24:49; Hechos 1:4-5, I Corintios 12:1-31). Esta maravillosa experiencia es distinta y posterior a la experiencia del nuevo nacimiento (Hechos 2:38; 10:44-46; 11:14-16; 15:7-8).

8

La Sanación Divina

Liberación de la enfermedad es proporcionado en la expiación, y es el privilegio de todos los creyentes. La administración de la imposición de manos acompañada de la unción de aceite para la curación de los enfermos se concederá conforme se haya hecho la petición y conforme la necesidad pueda requerir (Isaías 53:4, 5; Mateo 8:16, 17; James 5: 14-16).

9

La Bendita Esperanza

La resurrección de los que han dormido en Cristo y su traducción, junto con aquellos que están vivos y siguen siendo hasta la venida del Señor es la inminente y bendita esperanza de la Iglesia (1 Tesalonicenses 4:16,17; Romanos 8:23, Tito 2:13, 1 Corintios 15:51, 52).

10

El Juicio Final y Estado Eterno

Creemos que a la muerte los espíritus y almas de quienes han confiado en el Señor Jesucristo pasan inmediatamente a su presencia y siguen asi en gozo consciente hasta la resurrección del cuerpo glorificado, cuando Jesucristo venga por los suyos. Siendo que el alma y el cuerpo serán para siempre con Él en la gloria, pero el espíritu y el alma del no creyente después de la muerte siguen siendo consciente de la condena y en la miseria hasta el juicio final del Gran Trono Blanco, cuando el alma y el cuerpo se reunidos seran lanzados en el lago de fuego, no para ser aniquilados, sino para ser castigados con la destrucción eterna de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder (Lucas 16:19-26; 23:42; II Corintios 5:8, Filipenses 1:23; II Tesalonicenses 1:7-8; Judas 6:7, Apocalipsis 20:11-15).

11

Los Cielos Nuevo y La Nueva Tierra

"Nosotros, de acuerdo con Su promesa, buscamos nuevos cielos y una tierra nueva, donde mora la justicia" (II Pedro 3:13, Apocalipsis 21:22).

  • Aceptar

    Descubre las maravillosas promesas y bendiciones que el Señor tiene para tu vida. El esta ansioso de conocerte!


    Conoce a Dios
  • Pertenecer

    Mas información sobre nuestra membresía y cómo puedes unirte y ser parte de la familia de Fe y Esperanza.


    Pertenecer
  • Enraizados

    Si usted no está involucrado en un grupo, se está perdiendo una de las mejores vías para el crecimiento espiritual.


    Enraizados